Itxialdian sortutako eskulturek bizitza hartuko dute Loraldian

Garazi Etxabururen dantza garaikideak eta Jose Pablo Arriagaren eszenografia artistikoak bat egingo dute gaur Bilboko jaialdian, «Oihalezko teilatuak» ikuskizunean. Eskulturek bizitza hartuko dute.

gara-2021-03-20-Opinión

Loraldia Bilboko kultur jaialdiak aurrera darrai eta gaur, “Oihalezko teilatuak” ikuskizuna izango da protagonistetako bat. Garazi Etxabururen dantza garaikidea eta Jose Pablo Arriagaren eszenografia artistikoa batzen ditu ikuskizunak eta begirada berritzailea eraikitzea du xede. Loralditik aurreratu dutenez, Pablo Arriagaren argazkietan «oihalen azpiko bizitza» islatzen da: «Mina, hotza, jolasa, poza… konfinamenduan sortutako emozioak, hain zuzen». Garazi Etxaburu, berriz, dantzaren bidez sentimendu horiek hurreratzen saiatuko da.

Oholtzan, tamaina handiko bost argazkik oihal bat osatuko dute, oinaze garaiko estalpea sinbolizatuz: «Bizitzarentzako zirrikitu inprobisatu bat».

Loturak

«Norberaren egoera ezberdina izan arren, badago lotura bat gure artean: elkartzen gaitu desgraziaren aurreko ezintasunak, zaurgarri izatearen kontzientziak», aipatu dute Loralditik. Hori nabarmendu nahi du, hain zuzen, “Oihalezko teilatua” emanaldiak: «Denok daukagula orain aterpe behartu bat, kanpamentu bat, behin-behineko babes bezain itxitura bilakatu zaiguna».

https://www.naiz.eus/es/hemeroteca/gara/editions/2021-03-21/hemeroteca_articles/itxialdian-sortutako-eskulturek-bizitza-hartuko-dute-loraldian

Dantza garaikidea eta eskultura uztartuko ditu Oihalezko Teilatuak ikuskizunak Loraldian

Martxoaren 21ean eskainiko dute emanaldia Euskal Museoa Atrioan

Dantza garaikidea eta eskultura uztartuko ditu Oihalezko Teilatuak ikuskizunak Loraldian

ZUREKINLunes, 15 marzo 2021, 20:25

Loraldia Kultur Elkarteak Oihalezko teilatuak izeneko emanaldia aurkeztu du, Loraldia Festibalaren programazioaren baitan dagoen proposamena.

Martxoaren 21ean eskainiko dute ikuskizuna. Konfinamenduari buruz egindako eskulturek bizitza hartuko dute dantzaren bitartez Euskal Museoa Atrioan. Alde batetik, Garazi Etxabururen dantza garaikidea izango dugu, bestetik, Jose Pablo Arriagaren eszenografia artistikoa.

Oihalezko teilatuak

Garazi Etxabururen dantza eta Jose Pablo Arriagaren eszenografia artistikoarekin ikuskizun honek begirada berri bat ekarriko du gaurko garaietan. Pablo Arriagaren argazkietan oihalen azpiko bizitza islatzen da: mina, hotza, jolasa, poza… konfinamenduan sortutako emozioak, hain zuzen. Garazi Etxaburuk, berriz, dantzaren bidez sentimendu horiek hurreratzen saiatuko da.

Tamaina handiko bost argazkik oihal bat osatuko dute, oinaze garaiko estalpea sinbolizatuz. Bizitzarentzako zirrikitu inprobisatu bat.

Norberaren egoera ezberdina izan arren, badago lotura bat gure artean: elkartzen gaitu desgraziaren aurreko ezintasunak, zaurgarri izatearen kontzientziak. Hori nabarmendu nahi du, hain zuzen, «Oihalezko teilatua» emanaldiak: denok daukagula orain aterpe behartu bat, kanpamendu bat, behin behineko babes bezain itxitura bilakatu zaiguna.

Argazkietan oihalen azpiko bizitza islatzen da, bertako pertsonek sentitutakoa: mina, hotza, jolasa, poza… mugimendua. Toldo zuria memoriadun azal fin eta hauskor bat balitz bezala, bizipenak xurgatu eta zimurren bitartez hitz egiten diguna.

Ikuskizunak 35 minutuko iraupena du, eta interesa duen edonori zuzenduta dago.

Garazi Etxaburu

Garazi Etxaburu Ondarroan jaio zen 1993an. Hiru urte zituela hasi zen dantza ikasten, eta bide horretatik jarraitu du. Dantzako erdi mailako titulua atera zuen José Uruñuela Dantza Kontserbatorioan, Gasteizen.

Bere esperientzia profesionala Dantzaz konpainian hasi zuen, Itzik Galili, Lukas Timulak, Judith Argomaniz, Jacek Przybiowicz eta Jone San Martín bezalako koreografoekin lanean.

2016an Baltic Dance Teatre konpainiako dantzari solista eta zuzendariaren laguntzaile bezala aritu zen lanean, Poloniako Gdansk hirian, eta 2017tik LASALA konpainiako kide da.

Jose Pablo Arriaga

Jose Pablo Arriaga (Markina Xemein, 1969). egurrezko Euskal kutxak egiten zituzten artisau familia batetik dator. Bilbon ikasi zuen, eta hortik Eskoziara abiatu zen bere formakuntza profesionala sakontzera, konkretuki Edinburgoko arte eskola batera (Edinburgh College of Art).

Jose Pablo Arriagaren artea espresatzeko eta bere esperientzia, abenturak eta inguru politiko eta sozialarekin duen interakzioan datza. Baita naturarekin duen harremana ere. Lekeitiotik Afrikako kostaldera eginiko bidaia, esperientzia argia izan zen munduaren ikuspuntua zeharo aldatzeko, ordutik bere obra artisitikoetan isladatzen da bizitako guztia.

https://www.elcorreo.com/zurekin/dantza-garaikidea-eskultura-20210313123900-nt.html

José Pablo Arriaga. Equilibrio entre el hombre y la naturaleza

Entrevista realizada por David Tijero.

El escultor desvela en esta entrevista las inquietudes que definen su obra y cómo su paso por la escuela Blackkamera ha influido en la utilización que para la misma hace de la fotografía detallando  qué ha querido plasmar en los trabajos que ha llevado durante el aciago 2020.

Explícanos brevemente quién es José Pablo Arriaga y a qué se dedica.

Soy, por así decirlo, una persona muy curiosa. Estoy muy interesado en lo que pasa en la sociedad y en plasmar lo que yo siento como persona acerca de todo ello a través del mueble o de la escultura y ahora también a través de la fotografía. Vengo de una generación de artesanos. Mi abuelo fue un artesano bastante reconocido en Euskadi quien hacía mueble de estilo tradicional vasco. Mi padre siguió la tradición haciendo arcones o cajas vascas, llamadas kutxak. Por ello, yo sentía la presión de seguir con la tradición familiar, teníamos una tienda de muebles y un taller que fundó mi abuelo y todo apuntaba a que yo tenía que seguir la tradición de construir arcones. Pero sucede que soy una persona muy inquieta y no quería seguir haciendo algo que ya se hacía hace 300 años. Tomé la base de lo que hacían aquellos artesanos, que era basarse en la simbología vasca, el lauburu, el eguzkilore, el sol, la media luna, los elementos vegetales… yo tomé la esencia de todo aquello que viene a ser creer en la madre naturaleza, tiempo antes de que llegara el cristianismo, y todo eso en lo que creían lo reflejaban a través de la talla. A partir de esa esencia, en creer en un equilibrio entre el hombre y la naturaleza, en el respeto a las personas, en la transparencia, en la honestidad, en ser sincero a la hora de plasmar lo que uno verdaderamente cree, es como trabajo yo. Tras formarme como diseñador y escultor, intentando expresar todo eso en lo que yo creo y a partir de esa simbología del arcón es como desarrollo mi trabajo, bien en la escultura, bien el mueble.

Ihes Balbula © Jose Pablo Arriaga

¿Dedicarte a la creación artística fue una vocación temprana, fue más bien un proceso paulatino o hubo algún episodio en tu vida que hizo que te decidieras por embarcarte de lleno en la aventura de la creación?

Como he dicho antes, vengo de una generación de artesanos del mueble y siempre he estado conectado al olor de la madera, del aguarrás, etcétera, al tener el taller situado debajo de mi vivienda. Desde muy niño ya creaba mis elementos y, como anécdota, decir que, de muy niño, me construí las peonzas más caras de Euskadi. Empecé a cortar las patas torneadas que tenía mi padre guardadas, les puse un clavo y me construí unas peonzas, las más caras y a su vez las que más disgusto causó a mi padre por romper unas patas del siglo XV valoradas en mucho dinero. Tras formarme en Barakaldo en Diseño de Muebles, fui a Escocia, donde residí durante cuatro años en Edimburgo formándome como diseñador de mueble y escultor. Tras un breve paso por Barcelona, volví a Markina y renové el taller de mi abuelo, comprando toda la maquinaria. Otro momento clave en fue en el año 2000, cuando decidí hacer una travesía en piragua de Londres a Lekeitio, 43 días navegando yo solo en una piragua y lo hice buscando el equilibrio entre el hombre y la naturaleza que es el hilo conductor en casi toda mi obra. En 2004 junto con unos amigos, construí un velero y, buscando de nuevo ese equilibrio entre las personas y la naturaleza, decidí que quería hacer un master de experiencias, a modo de esponja que fuera a absorber todo tipo de experiencias y sensaciones. Saliendo también de Lekeitio, intenté bordear toda la costa africana, aunque naufragué en la costa de Senegal. Decidí seguir aquel viaje caminando durante varios meses, caminando a través de montes, yendo también en transporte público, hasta llegar a Sudáfrica. Fue una experiencia plena en la que conseguí graduarme mentalmente como escultor y desde entonces, a modo de esponja, sigo soltando poco a poco todo lo que durante aquellas vivencias experimenté y plasmándolo en mis obras artísticas.

¿De dónde surge la inspiración para llevar a cabo tus obras? ¿Surge de una pulsión interna que te empuja a dar forma en el mundo real a ese sentimiento inmaterial o es más influencia o fruto del efecto de lo que te rodea?

La base viene de lo que es el arcón, el intentar crear desde esa simbología de la relación con la naturaleza. El crítico de arte Masimiliano Tonelli me definió como un retratista de época que está de continuo, explicando o intentado describir la actualidad, como por ejemplo ahora en tiempo de pandemia, el sufrimiento de lo que hemos podido padecer o como en su día conté durante la crisis de refugiados u otras problemáticas sociales. Voy contando mis vivencias y lo que siento como persona. Es una pulsión interna que necesito soltar.

Biok © Jose Pablo Arriaga

Fuiste alumno en Blackkamera en el Curso de Perspectivas Personales impartido por Ixone Sádaba ¿Cómo fue aquella experiencia? ¿La fotografía es un complemento a tu obra escultórica o más bien una mera herramienta para documentar la misma?

La etapa con Ixone me ha ayudado muchísimo. Utilizaba la fotografía para documentar de dónde vienen mis influencias, también para fotografiar mi obra y plasmar como archivo de lo que estaba haciendo más que buscando el elemento artístico. El curso que realicé sabía que me iba a ayudar, no sabía cómo, pero sabía que lo haría. En el mismo me he sentido muy a gusto porque han dejado que siga siendo yo y con lo aprendido, lo que siento yo como fotografía, lo plasmo en esa tercera dimensión que es lo que también busco con la escultura. Es una fusión entre esa fotografía de archivo y la escultura. Fruto de esta fusión he sacado dos obras, “Ohialezko teilatua” (Tejado de tela) fotografía impresa sobre lona e “Itokina” (Gotera). Para esta última he hecho impresión fotográfica en metacrilato o policarbonato y trata sobre esas pantallas que últimamente tenemos en todas partes para mantener la distancia social por el tema de la pandemia y que no nos está dejando tener contacto. He manipulado el material con calor, le quito la rigidez de ese elemento que es lo que nos separa y lo he amoldado con las dimensiones y las curvaturas que yo suelo hacer.

Publicas en estos días el libro «Gure aterpea«, ¿Qué podemos encontrar en el mismo?

El libro creo que está marcando una etapa en mi trayectoria y por eso creo que es importante. Es un proyecto en el que en un principio no quise hacer un libro pero que acabó convirtiéndose en uno y refleja un poco lo aprendido en Blackkamera con Ixone. En principio son una serie de esculturas que he querido meter dentro de un espacio, como si fuese un refugio, un hotel, un albergue donde cada una de esas esculturas que tienen un peso simbólico social y es en ese refugio donde van a descargar todas esas emociones. Por eso lo he llamado “Gure aterpea” (Nuestro refugio), el lugar donde vacías tu mochila para poder continuar el viaje. En parte del trabajo abordo la fusión entre escultura y fotografía. Mientras me dediqué a crearlo, preferí no compartir el proceso con nadie porque tenía miedo a algo que suele suceder a menudo, que el resultado final no es igual al que habría salido en caso de haberlo hecho solo. Cuantas menos opiniones pidas, quizás tendrá más fallos, pero el trabajo va a ser más tuyo.

Y una vez hecho ya el libro, entonces me gusta escuchar las críticas de lo que he hecho mal para tenerlo en cuenta la próxima vez. Creo que has de basarte en tu instinto más en lo que la gente pueda opinar.

Sustraia © Jose Pablo Arriaga

Para alguien acostumbrado al contacto con la materia y a trabajar la misma, ¿cómo has vivido esta virtualización de buena parte de la cotidianeidad a causa de las restricciones derivadas de la pandemia que vivimos en la actualidad?

Este tiempo me ha inspirado mucho y me ha dado ganas de trabajar. En ese sentido he sido afortunado porque he podido seguir trabajando. He podido plasmar durante este tiempo las obras que he comentado anteriormente, “Ohialezko teilatua” e “Itokina”. El año empezó mal, pero en este aspecto ha acabado bien. Pero lo más bonito de todo es que la pandemia me ha ayudado a traer un niño al mundo. Han sido cosas del confinamiento.

Arriagak “Gure Aterpea” liburua aurkeztuko du Durangoko azokan.

Maletak pilatzen dira Aterpearen harreran. Bakoitza berearekin dator. Ez datoz betiko: hau geldialdi bat baino ez da; eten bat. Ez dute maleta aldenduko. Akaso, arindu.

2014tik 2020ra bitartean egin ditudan piezen aukeraketa ageri da Aterpean. Kezkak sinbolizatzen dituzte piezok. Neure kezkak diren arren, unibertsalak ere badira, landu ditudan gaiei erreparatuta: bikote hartu-emana, familia, gerrak, munduko desorekaren seinaleak —emakumeen zapalkuntza, adierazpen askatasunaren kontrako erasoak, drogak, korrupzioa— eta homofobia. Denak maletetan sartuta. Bizitzaren maletetan.

Guztiak daude bistan Gure Aterpean. Luxurik gabe. Gordin.

Jose Pablo Arriaga

http://www.durangokoazoka.eus

Los ocho cuadros de la colección “ITOGINA”

ITOGINA / GOTERA

Una simple gota de agua puede hablarnos de todo un desastre.

Una gotera. Un tejado herido en una batalla perdida contra el viento y el agua. Una gotera es un charco frío que invade nuestro hogar; es una urgente búsqueda de soluciones.

En la exposición “Itogina” las tejas representan a las personas. Cada una con su curvatura, su forma, sus grietas. El tejado simboliza el pueblo. Las tejas sostienen el tejado, y el tejado sostiene, a su vez, cada una de las tejas. Tensión y equilibrio. Individuos y totalidad.

Ninguna es igual. La ubicación de cada teja definirá sus características: a algunas las desgastará el sol, a otras las cubrirá un manto de musgo. A veces hay que sujetarlas con piedras, por si sopla el viento.

Pero esta vez las aguas cubren el tejado. ¿Qué opciones tenemos? Algunas tejas han optado por huir, salir volando. Otras han aprendido a flotar; hay quien intenta adaptarse a la vida bajo el agua. 

Para esta exposición, Arriaga ha diseñado tejas de madera. Ha querido dotarlas de ese punto fuerte: ser insumergibles.

El metacrilato: plegar la rigidez

Arriaga creó tejados de lona durante el confinamiento. Ahora todo ha cambiado, no ha sido fácil salir y acostumbrarnos a observar la vida a través de pantallas protectoras. La protección ha dejado de ser algo acogedor para convertirse en algo frío; ahora protegerse significa alejarse. Las paredes de metacrilato interfieren en nuestros abrazos. Hacemos lo que podemos.  

La exposición “Itogina” está formada por ocho cuadros, ocho fotografías de tejas impresas en metacrilato. Arriaga ha querido cuestionar la dureza del metacrilato, calentándolo y doblándolo con las manos; la calidez desafiando a la frialdad. El metacrilato moldeado representa la lucha interna del individuo contra la rigidez, la batalla contra la inexorabilidad y las complejas formas de esta desazón colectiva.

Itogina. Gotera.

Nadie piensa en los tejados, hasta que gotean.

Nerea Ibarzabal

Arriagaren ‘Itogina’ erakusketak ikusmina eragin du

Jose Pablo Arriaga artista markina-xemeindarra  “oso pozik” agertu da bere etxean egin duen erakusketak izan duen erantzunagaz. 40 lagun igaro dira Arriagaren etxetik Itogina obra berria ezagutzeko.

Zapatuan [azaroak 7] eta domekan [azaroak 8] eduki zuten markina-xemeindarrek Arriagaren lan berria ezagutzeko aukera, eta gehiago izan ziren domeka aukeratu zutenak erakusketara joateko. Artistagaz beragaz lagunduta, bost laguneko taldean egin zuten bisita, koadroak ikusi eta bakoitzaren nondik norakoak entzunez. “Adin guztietako jendea etorri zen, hasi 26 urtetik eta 80 urtera arte”.

Arriagak aipatu duenez, “errespetuz eta entzuteko gogoz” nabaritu zituen erakusketara joan ziren guztiak. 15 bat minutuko bisitak egin zituzten, eta gustura geratu ziren ekimenagaz. “Pandemia egoera honetan egin arren, espero baino jende gehiago etorri da nire lana ezagutzera, eta oso pozik geratu naiz”.

Oraingoz, asteburuko bisitariak izango dira erakusketaz gozatu ahal izan duten zorioneko bakarrak. Arriagak azaldu duenez, une honetan ez dauka asmorik beste erakusketarik egiteko. Horren ordez, beste proiektu bat dauka esku artean. Aurreratu duenez, Gure Aterpea izeneko liburua aurkeztuko du Durangoko azokarako. “2014tik 2020ra arte egin ditudan obra batzuen bilduma da; azken obren aukeraketa bat”. Testua Jon Gerediagak idatzi dio.